EL MUSEO DE ARTE MODERNO DE BUENOS AIRES EXHIBE DURANTE ESTE VERANO “DEBATES EN EL CENTRO: ABSTRACCIÓN Y FIGURACIÓN EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO DE ARTE MODERNO 1950-1970”, UNA EXPOSICIÓN CURADA POR EL HISTORIADOR MARCELO PACHECO, QUE SE PROPONE DAR LUGAR A LOS ECOS DE LUCHA, CONVIVENCIA Y COMPLEMENTO QUE LA FIGURACIÓN Y LA ABSTRACCIÓN TUVIERON ENTRE SÍ.


 

 

En un arco temporal que va desde los años 50 hasta los 70, sobre una línea histórica que entrelaza los diferentes movimientos, escuelas o grupos que actuaron por entonces, se localizan situaciones donde los dos lenguajes confrontaron por el dominio del ámbito artístico.

Según Pacheco, “la dualidad y la confrontación entre la abstracción y la figuración fueron componentes centrales de la escena artística cosmopolita de la primera mitad del siglo XX”.

“Con la irrupción del arte contemporáneo, gradualmente a partir de los años 50, la batalla, e incluso la diferencia dejaron de despertar interés. Pero las preguntas se mantienen vigentes. La representación o ausencia de representación en el arte es un dilema que, después de un siglo, sigue provocando al público”, agrega.

 

Todas las obras seleccionadas para esta exposición forman parte del patrimonio del museo y en su mayoría, fueron adquiridas por sus dos primeros directores, Rafael Squirru y Hugo Parpagnoli, actores sobresalientes en el ámbito cultural de los 60.

Otro conjunto menor de obras provino del Fondo Nacional de las Artes, que en aquella década se destacó por su programa de donaciones de obras a museos de todo el país.

La exhibición despliega obras creadas por artistas que fueron formadores de la escena, pero que en la historiografía ocupan lugares muy diversos.

Así lo expresa el curador Marcelo Pacheco, actual asesor de Patrimonio del Moderno: “La mirada actual sobre sus producciones varía mucho, convirtiendo a algunos en figuras casi invisibles, a otros en casos de exclusión o de mordaza peculiares, a otros en nombres consagrados y a ciertos personajes en pintores dudosos que de tanto señalarlos como singulares desaparecen de los discursos”.

La exposición circula por versiones criollas del informalismo, la nueva figuración, el realismo social, la abstracción lírica y geométrica, el pop, el arte ingenuo, el minimal y el arte óptico.

Además, de trabajos clave de Juan Del Prete se presentan obras de Josefina Miguens (Robirosa), Luis Seoane, Julio Barragán, Luis Centurión, Juan Grela, Ricardo Garabito, Nicolás García Uriburu, Noemí Gerstein, Carlos Silva, Víctor Magariños D., Miguel Ocampo, Enio Iommi y Grupo Espartaco.

La exhibición incluye también a artistas poco conocidos, olvidados, como Ricardo Carreira, Carlota Reyna, Juan Eichler, José De Monte, Juan Carlos Castagnino, Julián Althabe, que el museo propone poner en debate con mayor profundidad.

“En su propia coyuntura histórica, la figuración y la abstracción crearon discursos y mantuvieron intercambios que es necesario revisar, sin desechar versiones particulares de estilos centrales como el informalismo, el pop y el arte óptico, que exceden los nominalismos existentes en la historiografía. La investigación adquiere una potencia adicional, un valor singular, si la posibilidad de nuevas preguntas viene planteada desde el Museo de Arte Moderno y con piezas de su colección”, sostiene Pacheco.

Se podrá visitar la muestra en avenida San Juan 350, de martes a viernes de 11 a 19; sábados, domingos y feriados de 11 a 20. Entrada general: $20. Martes gratis.