Ya sea que tu vecina viva en una queja constante, tu jefe sea un cínico enojado, o tu amigo un pesimista empedernido, tratar con personas tóxicas a veces puede ser inevitable. Pero la forma en que respondes a ellos es tu elección. Si no tienes cuidado, las personas tóxicas pueden influir negativamente en la manera de pensar, sentir y comportarse. Pueden introducir un estrés innecesario en tu vida y causar caos que termine por derrumbarte.

Aquí hay 8 signos reveladores que las personas tóxicas te están consumiendo:

1-Hablas mucho de ellos

Quejarse de los compañeros de trabajo, de tu jefe requiere tiempo y energía. Hablar de la gente tóxica cuando no estás alrededor de ellos  les da más poder sobre tu vida.

 

2-Pierdes los estribos fácilmente.

Ya sea que estés tratando con un maestro de la manipulación o los chismes de la oficina, las personas tóxicas puede suscitar emociones fuertes. Si no tienes cuidado, tu frustración puede convertirse fácilmente en rabia. Cuando te enganchas con una persona tóxica, puedes sentir como que no tienes el control de tus emociones.

 

 

3-Tu autoestima disminuye.

La gente tóxica suelen ser grosera, insultante, y francamente degradantes. A veces, puede ser tentador pensar cosas como: “Mi padre me hace sentir mal conmigo mismo.” Pero tu autoestima depende de tí y nunca debe depender de otra persona.

 

4-Los culpas por tu comportamiento

Si caes en el juego de la manipulación de una persona tóxica, puedes tener la tentación de culparla por las decisiones que tomas. La colocación de la culpa de lo que está pasando en tu vida, sin embargo, es una clara señal de que una persona tóxica tiene demasiado poder sobre ti. Acepta la responsabilidad personal por la forma en que empleas su tiempo y con quien lo gastas.

 

5- Temes pasar tiempo con ellos

Los sentimientos de temor pueden consumir una gran cantidad de tu tiempo y energía. Si vas a una fiesta con un pariente tóxico, o asistes a una reunión con un compañero de trabajo tóxico; permitir que eso arruine el evento, es una señal de que esa persona te está consumiendo.

 

6-Te rebajas al nivel de ellos

Si has comenzado a pensar: “Si no puedes vencerlos, únete a ellos”, es posible que empieces a comportarte de una manera que no está de acuerdo con tus valores. Rebajarse al nivel de una persona tóxica, generalmente se presenta como un último recurso, pero no es una estrategia de afrontamiento eficaz. En última instancia, sólo creará más caos en tu vida.

 

7- No estableces límites saludables.

Las tácticas manipuladoras y agresivas de un individuo tóxico pueden hacer que sea difícil establecer límites saludables. Puedes quedarte sin palabras por las duras palabras de un amigo o los actos negativos de un compañero. Sin límites saludables, es imposible protegerse emocionalmente.

 

8- Tus relaciones sufren.

Les gritas a tus hijos para liberar la tensión, o discutes con tu pareja, porque llegaste a casa de mal humor después de tratar con una persona tóxica, todo eso puede causar graves daños. Si no tienes cuidado, el comportamiento poco saludable de un individuo podría infiltrarse en tus otras relaciones y hacer que sufran tus seres cercanos.