Una de las partes más duras de comenzar y mantener un régimen de adelgazamiento saludable es luchar contra esos invasivos antojos de comida. Las razones por las cuales deseas comer cada cosa dulce y salada que encuentres mientras estás a dieta, son tanto psicológicas como físicas. Afortunadamente, existen algunos tips y trucos simples que puedes usar para combatir esos ataques y mantenerte en tus metas de pérdida de peso.

  1. Concéntrate en las proteínas

Una de las mejores vías para detener los atracones es asegurarte de que cada comida y colación incluya proteínas magras. La proteína no solo te ayudará a mantener los niveles de azúcar en sangre; también mantendrá tu apetito satisfecho por más tiempo. Pavo, nueces, huevos, queso bajo en grasa, pollo sin piel y pescado son excelentes fuentes de proteína magra. Solo recuerda consumirlos en moderación.

  1. Mira el reloj

Si estás esperando más de 4 o 5 horas entre comidas, en realidad estás incrementando las probabilidades de sufrir un atracón. Mantén tu hambre a raya haciendo varias comidas más pequeñas y colaciones por día, en oposición a las 3 comidas grandes. Además deberás asegurarte de estar comiendo proteína magra, hidratos saludables y una buena cantidad de frutas y verduras, tanto en las comidas como en las colaciones. La combinación adecuada te ayudará a mantener tu nivel de vitaminas y minerales y tu apetito satisfecho, evitándote los dolores de hambre que pueden llevarte a la sobre-indulgencia. Solo asegúrate de estar haciendo las colaciones estratégicamente. Nueces, palomitas de maíz naturales, queso, frutas y vegetales son siempre mejores opciones que los snacks azucarados o fritos.

  1. Sacia tu sed

Si te deshidratas, tu cuerpo podría darte señales de hambre, llevándote a comer cuando todo lo que necesitas es calmar tu sed. La próxima vez que tengas un antojo salvaje, bebe un vaso grande de agua y espera un poco para ver si se pasa. Incluso si decides comer, el agua te dejará más llena, asegurándote el comer menos. Para ayudarte a estar hidratada durante todo el día, mantén una jarra con agua y rebanadas de limón, lima o naranja en tu refrigerador, y bebe al menos 7-10 vasos por día.

  1. Mastica

Estudios nutricionales recientes sugieren que masticar una pieza de chicle mentolada o dulce puede ayudar a mantener los antojos de comida bajo control. Elige gomas de mascar libres de azúcar y mantén a mano diferentes sabores para combatir tus ganas de algo dulce. Pero no las masques demasiado seguido. La masticación excesiva de goma de mascar puede debilitar tu metabolismo y tus dientes.

  1. Cepíllate los dientes

La próxima vez que tu mente quiera llevarte al lado oscuro y empieces a desear galletas, patatas fritas o algún otro snack poco saludable, prueba con este truco psicológico: levántate, cepilla tus dientes, usa un enjuague bucal mentolado, pásate el hilo dental y luego aplica en tus labios un bálsamo mentolado. La sensación fresca y mentolada engañará a tu cerebro con la sensación de que ya comiste, y nadie quiere migajas saladas de alimentos adheridas a sus dientes y labios frescamente limpios.

  1. Muévete

¿Tentada a bajarte el envase entero de helado? Es hora de una distracción mayor. Ve al gimnasio, saca a pasear al perro, llama a tu mejor amiga, pule tu informe o pule tus uñas. A veces, superar un antojo de comida solo se trata de sacar tus pensamientos de ella por un momento. Aburrimiento, ansiedad y estrés puede llevar a picotear, así que levántate y muévete. Engáñate a ti misma con un baño de burbujas o una pedicura, y te sorprenderás con cuánto un placer reemplaza al otro.

Aunque nunca es sencillo luchar contra los antojos de comida, no deberías dejarlos arruinar tus metas para bajar de peso. Dales una oportunidad a estos trucos y encuentra el mejor para ti. Nunca te saltes el desayuno, siempre elige tus snacks inteligentemente, toma mucha agua, ejercítate con regularidad y duerme lo suficiente cada noche para mantenerte delgada y saludable. ¿Cuáles son tus trucos para tener los ataques de comida bajo control?