Siempre que se habla coloquialmente de Bolsa e inversión en determinados círculos con poca formación financiera se termina asumiendo de forma popular que existe cierta dosis de aventura financiera, simple asunción de riesgos monetarios irresponsables o impredecibles juego de azar, por parte de los aspirantes a futuros nuevos inversores.

¡Nada más alejado de la realidad!… Para los futuros pequeños y medianos inversores noveles que consideren desde un punto de vista consciente y responsable intentar rentabilizar adecuadamente su capital o ahorros destinados a la inversión será el momento apropiado de realizar un estudio personal y familiar sobre ingresos o gastos habituales y sabiendo que el dinero destinado hacia la renta variable se deberá prever para el medio-largo plazo inversor. La búsqueda de un mayor confort económico para dentro de unos años será la plataforma dineraria ideal para adquirir una cierta independencia financiera que les permitirá acceder a más y mejores bienes o servicios. La planificación previa por parte del nuevo inversor de todos estos factores anteriores será síntoma evidente de haber adquirido una buena educación o cultura financiera, que con disciplina y constancia favorecerá su propia formación psicológica personal.

OBJETIVOS FINANCIEROS PRINCIPALES

Según sus propios perfiles como inversores, capacidad técnica y dineraria, los futuros nuevos inversores responsables deberán asumir y respetar los siguientes objetivos financieros:

  1. Mantener y aumentar su capital: Es prioritario no asumir mayores riesgos innecesarios para alcanzar el deseado éxito inversor. Una cosa lógica será querer ganar cierto dinero con las inversiones iniciales (puede ser a través de fondos de inversión de renta fija o mixta), y otra muy distinta invertir en productos o activos financieros desconocidos, complejos, volátiles o que superen ampliamente su propia capacidad de riesgo. Si lo considera necesario deberá recurrir al asesoramiento profesional legalizado antes de proceder a invertir.
  2. Obtención de rentas pasivas: Puede que el inversor novel tenga una adecuada visión de largo plazo y destine su inversión en Bolsa para un periodo temporal muy amplio, por ello pasará de solo recibir rentas activas como puedan ser las del trabajo a realizar inversiones en empresas que repartan dividendos de manera periódica (“Blue Chips”), así podrá recibir dinero durante este largo periodo y pasados unos años aprovechar financieramente, las posibles futuras subidas en los precios de sus acciones y las plusvalías alcanzadas.
  3. Buscar un fuerte aumento de capital y patrimonio: Para lograr alcanzar este objetivo más arriesgado el nuevo inversor deberá invertir en activos financieros que presenten altos potenciales de revalorización, empresas con fuertes posibilidades de crecimiento en su negocio, aunque en la actualidad estén “penalizadas” por el mercado bursátil o productos financieros más complejos y expuestos a las altas volatilidades (opciones, futuros, warrants…etc.). Asumiendo también personal y responsablemente los grandes riesgos dinerarios que este tipo de apuestas financieras conllevan para sus inversores en los mercados.
  4. El control psicológico del inversor: Este factor es tan importante en la inversión como los anteriores y se basa en el propio estudio psicológico de cada inversor a la hora de poder soportar la presión de los mercados, las situaciones bursátiles de alta volatilidad o la presión mediática ante momentos de excesiva euforia o pesimismo financiero generalizado. Saber “aislarse” convenientemente de este tipo de situaciones complejas y seguir firmemente sus propias estrategias o planificaciones inversoras será clave para poder superar fases cíclicas claramente negativas en los mercados de renta variable.

Como pueden apreciar nuestros muchos seguidores de esta sección sobre Consejos de Bolsa son diversos los conceptos, factores u objetivos a considerar por parte del futuro inversor novel antes de participar con su propio dinero en los mercados bursátiles, por la vía de los fondos de inversión e incluso con la compra directa de acciones cotizadas en Bolsa.

Saber el terreno que se pisa, asimilar conocimientos técnicos, recibir asesoramiento especializado y realizar un aprendizaje obligatorio sobre este complejo mundo de la inversión será esencial para todo nuevo inversor que de manera loable pretenda ganar dinero en Bolsa. Mientras éste inversor alcanza progresivamente mejores niveles formativos, no estará de más que siga asimilando hoy la importancia de estos: “4 Objetivos financieros y sus activos adecuados”.

Por Miguel A. Patiño