La mayoría de las personas espera hasta fin de año para hacer un balance sobre el estado de sus vidas. Analizan cómo les fue en materia de familia, trabajo y finanzas y, en ocasiones, trazan objetivos a cumplir en el transcurso del año siguiente.

Se trata de un balance que de alguna forma todos hacemos, ya sea con un alto grado de planificación o a veces incluso casi sin darnos cuenta, pensando cinco minutos en el tema y pasando a otra cosa.

Pero no debería ser así, porque hacer un balance del estado de nuestra propia situación es un paso fundamental para mejorar nuestro rumbo.

Si determinamos que vamos mal, podemos hacer un cambio para ir bien.

Y si determinamos que vamos bien, tendremos las herramientas para pensar en ir aún mejor.

En el ámbito de la riqueza, la clave radica en aplicar una estrategia muy simple y que pocas personas conocen para generar riqueza a diario. Una estrategia que no sólo te asegura que tendrás más dinero en el corto plazo sino que con un poco de esfuerzo extra podría incluso convertirte en millonario.

¿Cómo podemos estar tan seguros de ello?

Porque fue lo que hizo Mark Ford, uno de nuestros principales gurúes, para convertirse en millonario.

Mark Ford, ese gran creador de riqueza

Mark Ford es uno de los creadores de la disciplina conocida en los Estados Unidos como Generación de Riqueza.

Aunque ya lo presentamos brevemente en nuestro correo de bienvenida, es importante que sepas mejor de quién se trata:

Bajo el seudónimo “Michael Masterson” Mark ha publicado más de 2 mil ensayos y 13 libros sobre hábitos y prácticas financieras. Dos de ellos, “La Promesa: Tu Plan Maestro para una vida abundante” y “Listos, disparen, apunten: de $0 a $100 millones en un abrir y cerrar de ojos” han sido mundialmente aclamados y traducidos a varios idiomas, llegando incluso a estar la prestigiosa lista de los libros más vendidos del diario The New York Times.

Pero Mark no es un gurú de la automotivación. Mark es también un exitoso hombre de negocios que, a diferencia de otros autores, predica con su ejemplo.

Durante su vida ha fundado más de una decena de empresas y fondos de inversión inmobiliaria, incluyendo el afamado holding editorial “The Palm Beach Research Group”, dedicado a la investigación de estrategias para generación de riqueza y la capacitación financiera.

En el año 2012 The Palm Beach Research Group dio a luz al “Wealth Builders Club” de los Estados Unidos, una experiencia de creación de riqueza luego replicada en 22 países del mundo entero, incluyendo la Argentina, donde se le conoce como “Club para Generar Riqueza”.

Nacido y criado en una zona del entonces humilde barrio de Brooklyn, en Nueva York, Mark era uno de los chicos más pobres en un colegio de clase media, que usaba ropa que donaban los centros de caridad locales a su familia y vivía en una casa destartalada frente a un terreno baldío municipal.

Vivió una juventud compleja, y los 32 años se declaró en quiebra, con US$ 80 mil en deudas e ingresos que no superaban los US$ 1.500 mensuales.

Fue en ese momento que decidió cambiar su vida, tras tomar un curso para establecer objetivos en un instituto llamado Dale Carnegie.

El suyo estaba claro: iba a enfocarse en la generación y acumulación de riqueza. Ésa sería su prioridad en la vida.

En los 10 años que siguieron a ese curso, efectivamente, Mark se volvió millonario. Y durante las últimas décadas multiplicó esa fortuna hasta superar los US$ 100 millones.

Según cuenta, pudo lograrlo gracias a que aprendió que la clave no estaba en planificar a largo plazo, sino en hacerlo a corto, con metas claras que valoren el poder que tiene el día a día.

Este modo de pensar y actuar le permitió ser millonario en muy poco tiempo. Y podría hacer lo mismo por vos.
¿Tenés 21 días? Tenés tu empresa lista 
En este video está el plan paso a paso para que tu idea de negocio se convierta en una empresa exitosa en solo 21 días hábiles.
En el siguiente informe podrás descubrir qué herramientas tenés que tener en cuenta para que tu propia empresa tenga éxito.

Cómo conseguirlo

Decidirte a ser más rico pensando en el día a día y no en el largo plazo te va a ayudar a focalizarte en tus hábitos diarios de finanzas personales.

Lo primero es saber qué haces con tu dinero y en qué lo gastás, diaramente.

Y si no lo tenés (o creés que no tenés suficiente) te enseñará cómo obtenerlo.

Atención, que no se trata de nada mágico ni de tener suerte. Lo más atractivo de esta estrategia es que ser un poco más rico cada día es fácil: la cuestión radica, básicamente, en gastar el dinero de manera ordenada, con hábitos de consumo, ahorro e inversión saludables. Esto, sumado a estrategias de generación de ingresos paralelos que aumenten nuestro flujo diario de efectivo.

Finalmente, se debe establecer una estrategia de inversión para multiplicar ese nuevo capital obtenido.

Si sos disciplinado, tu cuenta de banco va a crecer (o sanear, si estás atravesando problemas). Y antes de lo que pensabas vas a estar parado sobre un colchón de dinero que te que permitirá hacer cualquier cosa que te propongas.

El primer paso para conseguirlo es poner en práctica estas 4 estrategias para incrementar tu patrimonio día tras día. Seguilas al pie de la letra y te aseguramos que dentro de 364 días vas a ser mucho más rico de lo que sos en este momento.

Estrategia #1:

Hacé un estimativo de todos los gastos fijos que vas a tener en el mes siguiente, ¡Y REDUCILOS!

Por gastos fijos entendemos los pagos que realizás todos los meses sí o sí: tarjetas, alquiler, hipoteca, gimnasio, teléfono… todo lo que tengas contratado de forma permanente entra en esta bolsa.

Pero hazlo de la siguiente manera: tomá las facturas y ponerlas sobre la mesa. Una vez que cuentes con todo encima armá una lista sobre una hoja de papel.

Escribilo de puño y letra, esto es importante para tomar conciencia de los gastos.

Luego analizá cuáles de estos costos se pueden reducir contratando servicios equivalentes que cuesten menos. O cuáles podés directamente eliminar de tus gastos por innecesarios. Con este ejercicio ya verás, al cabo de sólo un mes, un impacto positivo en tu balance personal.

Para ayudarte en esta tarea hemos puesto a tu disposición este archivo Excel con los gastos más recurrentes en una persona o familia promedio, que podés modificar para amoldar a tu propia realidad:
Es posible que pienses que hay cosas que no es posible reducir, como la compra de ropa o de comida (tenemos que vestirnos y comer, por supuesto…).

Pero no es tan así, y en este mismo informe te daremos algunos ejemplos de cómo es posible hacer estos cambios sin afectar tu calidad de vida.

Estrategia #2:

Vendé algo en Mercadolibre (o web similar) cada semana del año

Para ser rico necesitás dinero. Y vender objetos que no te sirven es una buena forma de conseguir un ingreso extra con poco esfuerzo.

Te apostamos lo que quieras a que tenés 52  objetos en tu casa que hoy te sobran y a los que no les das uso o, directamente, que están ocupando espacio y lo único que querés es tirarlos a la basura.

Si es ése el caso (y estamos seguros de que sí lo es) entonces debes ponerte manos a la obra. No pongas excusas: te va a llevar menos de 25 minutos sacarles una foto y subir una publicación de venta a Mercado Libre, y no más de 10 minuto si lo haces enTeLoVendo.

Ahora, sabemos que puesto así es sólo una idea lejana. Y para evitar esa sensación es que preparamos el Informe Especial “3 actividades para ganar dinero extra desde tu casa”, que te llegó a tu casilla de correo junto a este informe que estás leyendo ahora.

Te invitamos a revisarlo, allí te explicamos en detalle el paso a paso para materializar esta idea.

Verás que ganar dinero vendiendo “basura” es mucho más fácil de lo que parece.

Y es imprescindible que lo hagas ya que ese dinero será vital para seguir avanzando en este proyecto.
¿Tenés 21 días? Tenés tu empresa lista 
En este video está el plan paso a paso para que tu idea de negocio se convierta en una empresa exitosa en solo 21 días hábiles.
En el siguiente informe podrás descubrir qué herramientas tenés que tener en cuenta para que tu propia empresa tenga éxito.

Estrategia #3:

Vestite como un millonario (pero gastando apenas)

Mark Ford es un tipo que vive bien y jamás hará concesiones al respecto. Él vivió la pobreza y sabe lo que es no tener nada.

Y por eso mismo es que ésta es una estrategia que no se cansa de repetir: no importa si aún no sos millonario, cualquier persona de clase media puede aspirar a muchas cosas que los millonarios disfrutan: el secreto está en ser criterioso.

Claro, todo va a depender de tu presupuesto, pero el punto acá es que apuntes a obtener lo que querés de forma tal que, con un pequeño esfuerzo lo puedas adquirir lo mismo pero mucho más barato.

Ahora hablaremos de ropa, pero tené en cuenta que éste no es más que un ejemplo que podés adaptar a otros ámbitos.

En este caso, vestirte bien hará que tu confianza y tu autoestima se eleven automáticamente. Te verás embargado por una sensación de bienestar que te ayudará en todas las demás tareas de tu vida.

Y podés vestirte bien sin gastar una fortuna a través  de las siguientes técnicas:

– Grandes descuentos. Sólo deberías ir a tiendas de ropa de lujo y boutiques cuando hay descuentos no menores al 50%. Es lo máximo que deberías considerar pagar por ropa de diseñadores.

– Outlets. ¿O la ropa del shopping la tirás al año siguiente? Si no lo haces entonces dejá de ir al shopping y buscá prendas que si bien puedan ser de la temporada pasada, nunca pasarán de moda, y que hoy encontrás a mitad de precio.

– Ferias mayoristas. Si elegís una prenda por la etiqueta y no por su calidad o por cómo te sienta entonces no estás pensando como un millonario. La calle Avellaneda de Buenos Aires vende ropa de alta calidad, pero sin etiquetas de las marcas. Éstas las compran, le ponen lo suyo y remarcan, ¿vas a ser el tonto útil de esta dinámica?

MUY IMPORTANTE:

No importa la prenda que estés comprando,  lo importante es tener claro lo que debés buscar en una prenda:

Que dure: que esté bien hecha en cuanto a confección y calidad de los materiales, por un lado, y tenga un estilo clásico que vaya más allá de la temporada, por otro.

Que te quede perfecta, o que sea fácil de ajustar a medida. No hay nada peor que comprarse algo porque está barato y que después no usas porque no te queda bien.

Que, cuando la use, te haga sentir tan bien como te hace ver.

Idea #4:

Recordá siempre que los “servicios financieros” son negocios que tienen sus propios objetivos comerciales

Los bancos, corredoras, empresas de gestión y compañías de seguros, entre otras, son negocios con un objetivo comercial muy bien delineado: generar ganancias para ellos.

Es muy importante que entiendas esto ya que de esta forma podrás estar más prevenido ante ofertas presentadas por estas compañías.

Ojo, no estamos diciendo que no tengas tratos con ellos, ya que para la mayor parte de las operaciones son lo que se conoce como “intermediario ineludible”, sino que sepas cómo aprovecharlas sin que, al contrario, sean ellas quienes se aprovechen de vos.

El principal ejemplo de esto son los brokers o sociedades de Bolsa.

Verás, en Creando Riqueza alentamos el ahorro y la inversión, y para concretar estas operaciones debés tratar con los brokers, que son entidades por las que se tiene que pasar, sí o sí, para comprar o vender una acción o un bono.

Ahora, si comprás una acción tenés que pagar una comisión, y cuando la vendés también. Luego te llevas todo lo que pudo haber subido su cotización, menos esos dos cargos.

Entonces, como el bróker gana cada vez que operas (y no por lo que hagas o no ganado vos con la operación), entonces una vez que abras una cuenta recibirás constantes llamados de parte suya para que estés comprando y vendiendo de forma constante. Cada operación tuya es una ganancia para el bróker.

Por eso vos debés ser consciente de que, sin importar la promesa de ganancias, debés tener la fuerza de voluntad suficiente para confiar sólo en decisiones de compra estudiadas y pensadas seriamente y de manera independiente.

Éstas son cuatro ideas, cuatro consejos, pero no son los únicos en el mundo. Lo más importante de todo lo que acabamos de ver es que se puede vivir bien pensando antes de tirar el dinero.

El resultado de esto será un ahorro que luego podrás destinar a emprendimientos o inversiones y labrar tu futuro económico de la mejor forma posible.

Un aspecto importante de esta propuesta es que al empezar a tomar control de tus finanzas sentís que estás en poder de las mismas. Notás como en seguida el esfuerzo paga y los beneficios llegan antes de lo que los esperabas. Empezás a sentirte orgulloso de vos mismo de inmediato. Y el orgullo es uno de los sentimientos más ricos que hay.